Corredera elevable

La ventana corredera elevable Galene es un sistema de grandes dimensiones y de fácil maniobrabilidad. Incorpora herrajes elevables que permiten un óptimo deslizamiento de la hoja. Es la solución idónea para obras con grandes aberturas y acristalamientos pesados.

La prestación térmica de la ventana corredera elevable Galene, incorpora Rotura del Puente Térmico. Las pérdidas térmicas de esta corredera pueden reducirse en un 55% respecto a una ventana simple, permitiendo un ahorro notable tanto en calefacción como en aire acondicionado. De esta forma y cumpliendo con el CTE, llega a un valor de UH=1,7 W/m2K.

Sección de marco y hoja de ventana corredera elevable Galene

Sección de ventana corredera elevable Galene

La filtraciones en la ventana corredera elevable Galene, se elimina mediante un sistema de aislamiento compuesto por una doble junta perimetral de EPDM calidad marina, que actúa a compresión en el momento del cierre de las hojas. La estanqueidad en el cruce de las hojas está garantizada gracias a una doble barrera constituida por una junta de EPDM calidad marina y una felpa colocadas en toda la altura. La clasificación obtenida a la permeabilidad al aire es de Clase 4, que corresponde a 600 Pa (100 km/h) de presión y una filtración <3 m2/h. La estanqueidad al agua es de 7A, que corresponde a 45m con un rociado constante y llegando a una presión de 300 Pa (80 km/h).

El ruido exterior medio en una zona urbana se sitúa alrededor de los 60 decibelios. Una ventana corredera elevable Galene con un doble acristalamiento permite reducir en ruido en 31 dB, dejándolo en un nivel que asegura el confort interior.

La ventana corredera elevable Galene está concebida para alojar un doble vidrio con cámara aislante., pudiendo llegar a un máximo de 39 mm. La fijación del acristalamiento se realiza mediante la aplicación de junquillos clipados diseñados para resistir presiones de hasta 1800 Pa.

Las medidas máximas de cada hoja son de 2,5 x 2,5 metros, y combinándolas con las distintas opciones que ofrecen las versiones de doble y triple raíl (se pueden realizar hasta seis hojas), permiten crear superficies acristaladas que pueden superar los 37 m2. Estos rodamientos permiten soportar un peso máximo de hasta 400 kg por hoja.